sábado, 18 de febrero de 2017

UN ROBERTO INNOCENTI POCO "INOCENTE"

Para evitar malentendidos advierto que uso inocente en el sentido de ingenuo.
Antes de abrir un libro que te ha atraído por el título, por el autor o por las promesas del contenido, te topas a veces con ciertas señales que te dan muchas claves de la carga que llevan. Esas señales acicatean el deseo de leer o lo frenan.  
No hace mucho cayó en mis manos el libro de Rossana Dedola, Roberto Innocenti. El cuento de mi vida. Editorial Kalandraka. Me atrajo el tema porque siempre me han interesado las ilustraciones de Innocenti. Además, la edición es excelente.  
Al ojear la contracubierta descubrí que el editor lo había colocado en una colección titulada Puntos Cardinales, palabras que resaltaban sobre una brújula. Esa pista me hizo ver que el editor presentaba la obra del ilustrador italiano, uno de los grandes autores de libros infantiles y Juveniles de nuestro tiempo, como un hito para ayudarnos a no perder el norte. Me hizo empezar a leer con más gusto. El libro no me defraudó. Lo leí de un tirón.
La autora hace que Innocenti cuente su trayectoria humana y artística en primera persona contestando a las preguntas que ella, profesora de la Escuela Internacional de Psicología Analítica de Zurick, le formula. Ya conocía al autor pero me daba ordenadamente las claves biográficas, estéticas e ideológicas que me ayudaron a entender mejor su trayectoria.
En este formato simple, periodístico, pero muy eficaz por la buena graduación de las preguntas aglutinadas por temas, Innocenti va desgranando sus inicios, los retos que le van surgiendo, el periplo tanto vital como artístico que le obliga incluso a salir de su espacio de confort, su país, Italia, las encrucijadas incluidas las ideológicas que marcan su historia y las opciones que toma ante ellas…
No es el lugar para analizar el libro. Solo quiero resaltar una idea. Ni el autor está infantilizado ni él infantiliza su tarea aunque la dedique en gran parte a los niños. A menudo, advierto con cierto incomodo que autores de libros infantiles –escritores e ilustradores-, con la excusa de que se dirigen a los niños, muestran una inmensa superficialidad. Dan la impresión de vivir al margen del mundo que les rodea, como si flotaran en una nube blanca en el cielo azul. Innocenti, por el contrario, muestra que las obras que crea han de estar lo más cercanas posible a la sensibilidad y a la comprensión de los niños lectores, pero él, el autor, se muestra armado de los mejores recursos técnicos e intelectuales. Este es el camino. Y esta la lección de este insigne autor.

El creador de libros para niños no puede ser ingenuo, ni superficial, ni ignorante. Tendrá que ser capaz de explicar dónde sitúa su obra como artista en el contexto del arte de su época y habrá de ser capaz de dar razón del porqué de la tarea que desarrolla en el contexto social en que trabaja.  

martes, 10 de enero de 2017

LEER ES REMEMORAR

Avanzar en la vida es ir elaborando el relato de la propia aventura vital. El que se conforma con un pobre relato va repitiendo los mismos gestos, las mismas acciones, las mismas valoraciones y va tomando las mismas posturas ante todo lo que acontece. A veces, incluso esos gestos y acciones ni siquiera son propios y que son imitación de personas de su entorno. El resultado es una vida rutinaria y sin relieve.
El relato se construye a partir de la memoria. No es invención pura. La memoria acumula lo vivido personalmente y lo vivido por otros. Estos otros son aquellos con los que hemos tenido contacto directo y los que conocemos a través de los textos escritos. Estos últimos pueden ser mucho más numerosos, ricos y variados. El acceder al conocimiento de las experiencias humanas a través de los escritos es muy fácil porque no está sometido a circunstancias espacio temporales limitadoras. Basta leer. Tomar un texto y dedicarle un rato de atención.
La lectura expande el cúmulo de experiencias que caben en una vida y la enriquecen, la hacen más polifónica. Cada texto tiene muchas lecturas porque el que lee le aporta un plus de significación desde su experiencia. Como escribe Ángel Gabilondo en Darse a la lectura, “la lectura es una rememoración, que no consiste en un simple recuerdo de algo ya sucedido. La rememoración abre posibilidades, es una mímesis que no imita lo ya dicho, sino que reactiva su decir hasta el punto de potenciar que se diga lo que nunca se dijo. De ahí que cada lector sea una nueva lectura, no necesariamente del todo otra, pero sí la que brota de su propia experiencia y coyuntura personal, de su tiempo, de su vida. Y eso es más que un mero contexto, Y de ahí, asimismo, que uno pueda tener lecturas diferentes en similar medida en que su vida es una pluralidad de formas, de modos, de circunstancias. Por eso cabe decir que, en definitiva, la memoria es la gran escritora y la gran lectora. (...) Ella es ya siempre un relato en el que consta no solo el pasado, sino que incorpora el porvenir.”

 Las lecturas van aportando pluralidad de formas a la propia vida. La van haciendo más compleja y más rica.